Fuego

El fuego me hipnotiza. Me siento en una silla cerca y lo miro. El tiempo se detiene completamente. O al menos así lo parece. Podría quedarme aquí durante horas sin saberlo. Sus llamas van y vienen sin parar, quemando lentamente la madera que desprende olor a calma, a tranquilidad, a quietud, a reflexión.

Me hago consciente de la velocidad en la que vivo mi día a día. ¿Me he olvidado de cómo detenerme? ¿He desaprendido la virtud de la contemplación? Parece.

Desde aquí arriba en la montaña miro nuestra cotidianidad desde otra perspectiva. La velocidad vista desde este punto es abrumadora. Móvil, computadora y tablet, llamados, mensajes de Whatsapp por miles y redes sociales a más no poder. Hay que estar al tanto de todo, al instante. Nos veo corriendo para ir a trabajar, nos veo corriendo para volver a casa. Para volver a casa y poder seguir enganchados a la velocidad. Y después nos vamos de vacaciones porque estamos hartos de esta vida frenética y seguimos corriendo. Corremos para poder llegar a conocer la nueva ciudad de turno, el nuevo entorno natural, corremos para alcanzar la cima de la montaña que toque o el final del paseo al lado del río.

Esta velocidad es peligrosamente adictiva.

Parece que siempre estamos buscando llegar a una meta. Al final de algo. Pero ¿dónde está ese final? ¿realmente existe? ¿cuándo has acabado de conocer una ciudad, si después de vivir toda la vida en un lugar aún te quedarán rincones desconocidos? Queremos llegar, queremos alcanzar… queremos atrapar los límites de unos objetivos que son ficticios como el horizonte. Vamos hacia ellos, corremos incansablemente y siguen alejándose más y más. Pero, ciegos, corremos aún más creyendo que así llegaremos a alguna parte.

Y el fuego es magia. El fuego me detiene. El calor, el olor, el ambiente. Siento que vuelve mi esencia, mi yo de verdad. Mis ganas de escribir y de leer -éstas sobre todo- que últimamente no eran las de siempre volvieron para atravesarme.

Sabía que el fuego me gustaba, pero esta vez vino para enamorarme.

Anuncios

3 comentarios en “Fuego

  1. Velocidad peligrosamente adictiva! Excelente resumen lleno de verdad! Graaaaacias!
    Feliz año y que disfrutes cada experiencia que tengas a su debido tiempo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s