Sólo uno más

Recuerdo cuando era pequeña y escuchaba a mis padres decir que no podían creer que tal o cual evento hubiese ocurrido hacía ya tanto tiempo. Yo pensaba que a mí no iba a pasarme. Cuando tenía 6 o 7 años cada día duraba muchísimo más. Los meses eran larguísimos. Y los cursos escolares eran eternos.

Hoy ya son 27. Veinte años más que cuando pensaba que los años eran eternos. Y, como con tantas otras cosas, me doy cuenta de cuánta razón tenían mis padres. Hace ya algún tiempo que los años se pasan rápido, los meses volando y los días a veces ni los veo pasar.

Es bien sabido que el olvido se apodera muy fácilmente de aquellos días en los que nada excepcional ha pasado. También es bien sabido que lo excepcional depende de la mirada que le pongamos a la vida, de la lente a través de la cual la miremos y la evaluemos. No es tan difícil encontrar cosas extraordinarias cada día, cuando se va con las gafas de la admiración por la vida puestas. Pero a pesar de saber todo esto, a veces cuesta dejarse las gafas puestas todos los días. Es difícil conseguir que los días sean mágicos, uno detrás del otro.

Es un poco aterrador recordar cómo pensaba que sería con esta edad cuando aún tenía solo 10 años. O cuando tenía 20. No he hecho casi nada de lo que esperaba de mi misma. Los planes que hice a los 20 son los de una persona completamente diferente a la que soy hoy. Por eso he tenido que cambiar los planes tantas veces. En ciertos momentos ha sido un completo caos, cambio de planes constantes, día a día, porque la evolución (o involución) que se daba dentro tenía que demostrarse fuera también.

Me pregunto ¿cuántas veces sentí que descubría el camino que tenía que seguir? Incontables. Y cuántas veces más he vuelto a lo fácil, a lo establecido. Parece una tarea fácil: elegir un camino y seguirlo. ¿A que sí? Pero, al menos para mí, ha resultado muy difícil llegar hasta aquí.

Las personas de mi vida son las que elegí, porque me hacen bien. La profesión que elegí me trae más alegrías de las que nunca imaginé. La salsa, el estudio, la lectura y la escritura, las manualidades… donde me siento libre y poderosa.

No estoy donde creí que estaría. Estoy en un lugar mucho mejor. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s